¿Quieres Aprender a Negociar?

Lamentablemente vivimos en un país orientado al ocio que al negocio, sin embargo existen muchas personas que tienen una gran capacidad para el negocio

Negociar supone, antes que nada, una habilidad, una capacidad, en muchos casos,  innata pero, en otros muchos, una destreza que se consigue con la experiencia y la práctica habitual.  Y es que, negociar es cosa de “adultos”.

Aprender a Negociar requiere de grandes dosis de seguridad, pero también, de generosidad  para llegar a una situación win-to-win(como dicen los británicos) en la que ganan todas las partes.

Los argumentos manejados por ambas partes deben ser coherentes y fundados para que el propio movimiento de la negociación vaya en la dirección correcta y no surjan los temidos “bloqueos” que paralizan el proceso. La coherencia interna de cada uno de los participantes es esencial. 14562647-m-s-o-menos-teclas-mostrando-comprometer

Los tiempos de la negociación son importantes, también los silencios. ¿Quién no ha temido alguna vez perder una buena oferta? Los tiempos de espera, desesperan.

El manejo del compás de los fonemas y sus silencios denota seguridad, autocontrol. Por el contrario, el titubeo, las concesiones precipitadas y el ritmo acelerado denotan inseguridad y dinamitan el acercamiento provocando la consagración merecida o no de una de las partes.

¿ Quién no ha tenido la sensación de que su jefe ha llevado una conversación por el camino más perjudicial para sus propios intereses?   Y, sin embargo, ahí estás tú, cabizbajo y dando las gracias por llegar a un acuerdo del que en absoluto has sido partícipe.  El cóctel sentimental inmediato está servido: resignación, falta de coraje, frustración y resentimiento.

Éste último sentimiento, el resentimiento, es, tal y como decía el filósofo alemán Nietzschez, la enfermedad de la Europa del Siglo XIX, que vuelve con virulencia a los albores del Siglo XXI. Y es que, el miedo, la falta de confianza en nosotros mismos, motiva20269612-3d-hombres-que-se-sientan-en-una-mesa-redonda-sobre-el-fondo-blancoda por nuestra circunstancias, nos lleva a aceptar irremediablemente aún en contra de nuestra voluntad. Pero, esto es motivo de otra entrada.

Atrevernos a negociar, nos hace más responsables y soberanos de nuestra propia vida, como emprendedores, asalariados, o en nuestras transacciones comerciales e, incluso emocionales más cotidianas.

Negociar es anticiparnos y decidir: en definitiva, forzar la elección en lugar de aceptación incondicional de las clausulas impuestas por otros.

Fuente del artículo: http://nuevosemprendedores.net

http://nuevosemprendedores.net/quieres-aprender-a-negociar/

Con estos tips puedes mejor tus ventas de MIS CUENTAS, es una herramienta útil y fácil de usar. Con el paso del tiempo por la facturación electrónica MIS CUENTAS se convertirá en una herramienta necesaria en la vida de los ecuatorianos, no te quedes fuera, usa MIS CUENTAS, refiere y gana dinero.

www.miscuentas.ec 

MIS CUENTAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *